Atención telefónica:

Mañanas: Lunes - Viernes de 9:00 a 13:00
Tardes: Lunes - Jueves de 17:00 a 21:00

fuente: elespañol.com

Tras sólo cuatro años de regulación es la segunda causa de tratamiento por adicción al juego.

Juan (nombre ficticio) lleva ya dos años sin jugarse ni un euro. Sus ojos, sin embargo, se ponen llorosos cuando recuerda sus peores días de adicción a las apuestas deportivas online. “Menos el trabajo, lo perdí todo”, recuerda con la voz rota. “La pareja, la familia, amigos...”. La historia que describe es la de un rápido descenso al abismo de la ludopatía. Un camino repleto de mentiras a sus allegados, créditos para costear su adicción y 50.000 euros dilapidados en la red en pocos años. “Empecé apostando en partidos del Barça y acabé metiendo dinero en la liga húngara”, reconoce avergonzado.

Juan atiende a EL ESPAÑOL en la Unidad de Juego Patológico del Hospital de Bellvitge (Barcelona). Le acompaña Susana Jiménez, psicóloga y responsable de esta unidad que se dedica a estudiar y tratar todo tipo de casos de ludopatía. “En 2005 los casos de adictos al juego online suponían el 0,5% de nuestros pacientes”, explica Jiménez en su despacho. “Ahora suponen ya el 14% de los que atendemos y es la segunda causa de tratamiento por adicción al juego en España”.

Es inevitable sentir vértigo cuando este adicto rememora sus años de apuestas. “Jugaba durante todo el día y cuando llegaba la noche también me quedaba apostando, en vez de ir a dormir con mi pareja”, detalla. Juan recuerda como, a la que llegaba el verano, se veía obligado a pedir créditos de 3.000 o 4.000 euros para poder pagarse las vacaciones. “¿Cómo iba a explicarle a mi pareja que no podíamos irnos a ningún lado con el sueldo que tengo?”, se pregunta. Más adelante llegaron las trampas financieras. “Devolvía cada mes el recibo del alquiler para tener un poco más de margen para apostar”, añade arrepentido. Después de años fingiendo consiguió mostrar a su hermana el problema que sufría y pidió ayuda. “Dejar de mentir fue el alivio más grande que he tenido”.

Desde que se reguló en junio de 2012, el juego online no ha dejado de aumentar en España hasta el punto que sólo las tragaperras le hacen sombra a la hora de crear nuevos ludópatas. Cada vez se apuesta más dinero, cada vez juega más gente y cada vez las casas de apuestas gastan más en publicidad. En junio de 2012 -primer mes con datos disponibles- se apostaron casi 272 millones en Internet. En marzo de este año fueron casi 924 los millones apostados en esta plataforma. También han aumentado exponencialmente los jugadores activos: 2015 acabó con 3.3 millones de jugadores. 2015 finalizó con casi 4,9 de apostadores activos en la red. “Durante los últimos 6 meses sólo he atendido a pacientes de juego online”, expone Francesc Pereandreu, exludópata y presidente de ACENCAS, una asociación de Barcelona de ayuda a los adictos al juego.

El dinero apostado en la red no ha dejado de aumentar
El dinero apostado en la red no ha dejado de aumentar

24 HORAS APOSTANDO

“Anonimato, accesibilidad, apuesta pequeña, poco control… el juego online tiene un potencial muy adictivo”, argumenta Juan Lamas, director de FEJAR, otra asociación de ayuda a la ludopatía. Todos los expertos consultados coinciden en señalar los riesgos que conlleva la posibilidad de poder apostar durante toda la jornada sin someterse a ningún control social. “Puedes jugar 24 horas al día, desnudo en la cama o sin moverte del sofá”, añade Francesc Pereandreu. “Te conviertes en un jugador invisible que ni siquiera juega con dinero real ya que todo va a través de la tarjeta”.

“Internet tiene unas características de inmersión, de desconexión del entorno y de falsa sensación de comodidad que le da unas características concretas”, opina Jiménez, la psicóloga del Hospital de Bellvitge. Esta profesional explica que la posibilidad de jugar continuamente también incide en el tiempo necesario para desarrollar una adicción. Si en el juego presencial se necesitan entre cinco y seis años apostando para engancharse, en el juego online basta con uno o dos. “Si comparamos un jugador presencial y uno online, durante el mismo tiempo el segundo ha contraído muchas más deudas”, narra esta psicóloga, que asegura que a su unidad le han llegado jugadores con pérdidas de hasta 200.000 euros en la red.

A pesar de los múltiples estudios y opiniones de expertos que señalan en esta dirección, desde la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) se niega que el juego online sea más peligroso. “No tenemos constancia de que esto sea así”, explica un portavoz. “Nuestros estudios indican que el jugador con problemas apuesta a varios tipos de juego a la vez”.

LA VULNERABILIDAD DE LOS MENORES

“Un mayor de edad se registra, le damos dinero, lo pone en su cuenta y jugamos por turnos”. Así muestra un grupo de chavales de cuarto de ESO lo fácil que les resulta pasarse la tarde jugando al póker online. Si bien reconocen que apuestan cantidades muy bajas -10,20 euros a la semana- a estos jóvenes se les ve realmente entusiasmados con la posibiliad de apostar dinero durante el fin de semana.

“La prevención ante los menores está muy mal diseñada”, indica Francesc Pereandreu, que asegura que otra manera que tienen los menores de burlar el límite de edad es mediante el DNI de sus padres. “Tenemos una pandemia a nivel juvenil y cada vez vienen más menores a pedir tratamiento”. Jiménez también coincide en señalar el peligro de las apuestas entre los menores y cuenta que en su unidad de Bellvitge han llegado a tratar a pacientes de tan sólo 14 años.

Pereandreu también denuncia que la regulación de tragaperras online en las que no se juega con dinero va dirigida a los menores. “Estos juegos tienen la intención de enseñar a jugar a los más jóvenes y crear futuros clientes”, detalla. En la DGOJ, no obstante, niegan esta posibilidad. “Resulta cuestionable que un juego en el que se elimina su atractivo principal -ganar dinero- esté diseñado para fidelizar clientes”, responde el portavoz.

La inversión publicitaria alcanzó su récord el pasado marzo

La inversión publicitaria alcanzó su récord el pasado marzo

EL PELIGRO DE LA PUBLICIDAD

La publicidad para el juego presencial está prohibida en España. Las casas de apuestas y de póker online, sin embargo, sí pueden hacer anuncios en nuestro país. Quienes anuncian las apuestas, además, suelen ser prescriptores con mucho éxito entre los jóvenes: el tenista Rafa Nadal y los futbolistas Cristiano Ronaldo y Neymar anuncian webs de póker. El Real Madrid ha lucido durante años una casa de apuestas deportivas en su camiseta. La lista es larga.

fuente: jocprivat.com

La formación naranja apoya la iniciativa de ACENCAS de emprender políticas de prevención dentro del sector educativo y mediante cursos de formación a padres.

El posicionamiento fue realizado públicamente la pasada semana por la diputada en el Parlament de Catalunya, Noemí De la Calle, tras mantener una reunión con la asociación Acencas. "Hay que impulsar campañas de prevención para evitar las adicciones relacionadas con el azar o los videojuegos.

Ayúdanos a desarrollar nuestra labor por la salud de la ciudadanía aragonesa.

Aprovecha las ventajas fiscales para socios y donantes.

En el impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, IRPF, se prevé una deducción del 25% de las cantidades donadas a Azajer con el límite del 30% de la base imponible.
En el Impuesto de Sociedades se considera partida deducible el importe de las donaciones a Azajer con un límite del 10% de la base imponible.

Los donativos pueden hacerse por transferencia bancaria en el número de cuenta de:


Bantierra: ES54 3191 0064 49 5769355024


Si quieres ser voluntari@ eres bienvenid@.

Si tiene alguna dificultad, pongase en contacto con nosotros.

En nombre de nuestros socios y sus familias muchas gracias por apoyarnos.

Queremos agradecer desde AZAJER la labor de ayuda a la concienciación social sobre la enfermedad de la ludopatía que realiza el Heraldo de Aragón.