Atención telefónica:

Mañanas: Lunes - Viernes de 9:00 a 13:00
Tardes: Lunes - Jueves de 17:00 a 20:00

Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2015 JoomlaWorks Ltd.
Martes, 06 Febrero 2018 11:34

El Ayuntamiento de Zaragoza financia un folleto sobre drogas que equipara la cocaína con el cacao

Written by

fuente: abc.es

El PP exige la retirada de esta publicación que «banaliza» los estupefacientes y da consejos para consumirlos

El Ayuntamiento de Zaragoza, gobernado por la coalición ZEC (Podemos-IU), ha financiado un folleto sobre drogas que, entre otras cosas, da abundantes consejos sobre cómo consumir diversos tipos de estupefacientes y llega a presentar al mismo nivel la cocaína y el cacao.

La publicación, de 32 páginas, ha sido promovida por el colectivo denominado «Consumo-con-ciencia», con el patrocinio económico del Ayuntamiento de Zaragoza, a través de la junta municipal del Casco Histórico.

El PP ha denunciado el contenido de este folleto, ha exigido que sea retirado de inmediato, ha enviado una carta al alcalde Pedro Santisteve en este sentido y ha reclamado explicaciones al gobierno municipal por haber financiado esta publicación. En particular, apunta hacia la edil del departamento municipal de Derechos Sociales, Luisa Broto.

El portavoz municipal del PP, Jorge Azcón, ha criticado duramente un folleto sobre drogas que acaba consituyendo un «manual práctico» sobre cómo consumirlas, en vez de alertar y concienciar a la población en contra de los estupefacientes.

La introducción del folleto es reveladora al respecto en su primer párrafo, cuando presenta al cacao, el café o el paracetamol al mismo nivel que las anfetaminas o la cocaína, al tiempo que presenta el consumo de drogas como algo normalizado y cotidiano. Dice textualmente: «En ningún momento de la historia ni en ningún lugar del mundo ha existido una comunidad humana que no haya utilizado sustancias psicoactivas. Hoy, las seguimos usando cotidianamente, todas las personas sin excepción: alcohol, tabaco, cánnabis, diacepam (Valium), alprazolam (Trankimazin), paracetamol (Termalgin), cocaína, anfetaminas, hongos psilocibios, café, cacao, etc.».

Tras la introducción, cuestiona la ilegalización de las drogas y aboga por un supuesto consumo responsable de los estupefacientes. Por ejemplo, dice que en eta materia no solo hay que «hablar de riesgos» del consumo de estupefacientes, sino «también de placeres y de sdalud». Y proclama que «no matan las drogas; mata la ignorancia». Por ejemplo, critica que todos «sabemos cómo se debe usar una aspiria», pero no hay un «prospecto» o información pública para que cualquier ciudadano sepa «la dosificación» apropiada o «la misma naturaleza del éxtasis (MDMA)».

En sintonía con esa particular declaración de principios que reflejan los redactares del folleto, el grueso de la publicación se dedica a hacer un detallado repaso a distintos tipos de drogas, con consejos sobre cómo consumirlas.

«dependendiendo del tipo de efectos buscados deberá buscarse un tipo u otro de cánnabis con la proporción de cannabinoides adecuada». También dice respecto al cánnabis que «es preferible reservar el consumo para las ocasiones especiales y tratar de evitar, en la medida de lo posible, un consumo frecuente». «Es mucho más recomendable consumirlo sin mezclar y vaporizado; es decir: sin combustión», dice en otro apartado.

Sobre el 'speed' (droga química) habla abiertamente de cómo calcular la dosis de consumo. «Depende de la fisiología de cada persona y del nivel de tolerancia que haya alcanzado a la sustancia», indica. «Se recomienda qu elas 'rayas' de speed sean más pequeñas que las de cocaína, debido a que la anfetamina es más potente».

Da también consejos para evitar las hemorragias nasales cuando se aspire speed o cocaína. Respecto a esta última, es llamativo que el folleto considere que su consumo está contraindicado solo para una parte de la población, no para cualquier persona. Así, a tenor de esta publicación, la cocaína solo estaría contraindicada «en niñ@s (sic), mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. En personas con enfermedades del hígado, del riñón o del corazón. Si se va a conducir vehículos o manejar maquinaria peligrosa. Cuando se tienen problemas psicológicos o se está atravesando un mal momento. También debe evitarse su consumo si se está recibiendo cualquier tipo de medicación».

Last modified on Martes, 06 Febrero 2018 11:57