Atención telefónica:

Mañanas: Lunes - Viernes de 9:00 a 13:00
Tardes: Lunes - Jueves de 17:00 a 20:00

Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2015 JoomlaWorks Ltd.
Martes, 07 Mayo 2019 12:02

El juego se dispara: la población aragonesa ya apuesta más de 470 millones al año

Written by

arainfo.org

Las crecientes cantidades de dinero que mueven las distintas modalidades de juegos de azar offline en Aragón ya duplican al gasto de las familias destinan cada año a la educación de sus miembros

Las apuestas se disparan en Aragón, donde la recaudación de los juegos de azar de ámbito territorial crece año tras año a un ritmo desconocido hasta la fecha mientras los estatales siguen sacando dinero del bolsillo de los ciudadanos, que, entre unos y otros, se juegan más de 470 millones de euros al año. Eso, sin incluir el juego online, del que el Gobierno español ni ningún otro organismo ofrecen datos desglosados por territorios.

El grueso de ese dinero lo mueven la Lotería Nacional, con 178,7 millones, 23,3 de ellos en navidad, y las primitivas, con 85,2 (35,3 en la Loto y 29,4 en el Euromillones), mientras el bingo repunta con una recaudación de 85,4 y las apuestas deportivas crecen a un ritmo desmesurado para alcanzar los 62,7, según indican los datos de los recientes informes anuales del juego del Gobierno de Aragón y de la patronal del sector, Azarplus, ambos cerrados con datos de 2017.

Esas cantidades suponen, según la Encuesta de Presupuestos Familiares del INE (Instituto Nacional de Estadística), más del doble de lo que las familias aragonesas se gastan en educación (222,7 millones al año), más de la mitad del gasto en ocio y cultura (855,5) o en ropa y calzado (746,1) y una cifra cercana a la factura sanitaria (552,5).

La afición al juego está provocando un constante aumento de las inscripciones en el Registro de Prohibidos, en el que se apuntan las personas que, normalmente tras la detección de problemas de ludopatía, se vetan a sí mismas el acceso a locales de juegos de azar: apenas un millar en 2014, más de 2.000 en 2017. Se está produciendo “un incremento constante en el número de personas prohibidas” por “alteraciones derivadas de la adicción al juego y para hacer efectiva la prohibición de acceso a los locales de juego”, señala la memoria autonómica.

Las apuestas deportivas se doblan en cuatro años

Las apuestas deportivas están creciendo a un ritmo frenético: las cantidades apostadas han pasado de 27 a 62,7 millones de euros en solo cuatro años, entre 2013 y 2017, lo que, con un volumen de dinero recobrado en premio de 51,3, deja a las empresas que se dedican a este tipo de juegos un margen de beneficios brutos de 11,4 millones al cabo del año.

Eran 5,9 al inicio del periodo, lo que da idea de la rentabilidad de esta modalidad de apuestas, cada vez más extendida en los barrios de la capital, aunque también hay algunos locales en el centro, y que lleva tiempo provocando quebraderos de cabeza a las asociaciones vecinales por el ‘enganche’ que está provocando en sectores juveniles de la población.

Las cantidades apostadas se han incrementado en algo más de 35 millones de euros en ese periodo, en el que las cantidades repartidas como premios lo han hecho en apenas 30, lo que ha provocado un aumento geométrico del llamado margen del juego.

El Gobierno de Aragón tiene censados 118 salones (115) y locales (tres, que abrieron en 2015) de apuestas en el territorio, un número que se “ha ido incrementando ligeramente desde el año 2011, si bien se ha mantenido prácticamente constante” en los últimos años. Los explotan nueve empresas.

El negocio de bingo repunta de nuevo

La recaudación de las catorce salas de bingo de Aragón, gestionadas por doce empresas, encadena tres años de crecimiento en los que ha pasado de 75,2 a 81,7 millones de euros. Pese a ese aumento, el volumen de dinero que los aragoneses gastan en tentar a la suerte tachando series de quince números en cartones se sitúa por debajo de la mitad del que se registraba hace una década: 183,9 en 2008.

El 87% de ese volumen de apuestas se concentra en los cartones de dos euros, lo que sitúa el número de jugadas por encima de los 35 millones y medio, casi 700.000 por semana, más de 95.000 por jornada.

Paralelamente, el bingo electrónico mueve casi seis millones de euros en apuestas al cabo del año que generan a las empresas que lo explotan unos ingresos brutos de más de medio, en este caso también con una clara tendencia al alza. Esta modalidad de juego de azar es gestionada en Aragón por dos empresas, que lo ofrecen a los jugadores en cinco bingos y 28 salones de juego.

El casino supera los trece millones de euros

La recaudación del único casino que opera de manera estable en Aragón, el de la avenida César Augusto de Zaragoza, lleva también dos años de aumento en los que ha superado los diez millones de euros en las mesas, a los que hay que sumar más de tres en las tragaperras que le dejan casi un millón limpio, mientras sus ingresos brutos se situaban en el entorno de los dos millones.

En este caso ocurre como con el bingo: las cantidades apostadas en sus cinco mesas son mucho menores que en los años de la burbuja, cuando llegaron a superar los 40 millones (2007), aunque indican una situación de repunte de la que resultan sintomáticas las 55.556 entradas de jugadores registradas en 2017, que indican que más de un millar de personas pasa cada semana por sus salas. Los dos últimos años se dejaron 200.000 euros en propinas.

Más de 3.000 locales con tragaperras

Los datos del Gobierno indican que en Aragón hay 3.556 locales con 6.777 máquinas tragaperras de las distintas categorías. La mayoría de ellos, habitualmente bares, tienen una (2.034) o dos (1.298) mientras otros 224 cuentan con más de tres.

Llama la atención cómo los dos primeros grupos se están quitando las máquinas: hay 300 bares menos con máquina que hace tres años y 450 que han dejado de tener dos en los cuatro últimos. Sin embargo, paralelamente, el grupo de los que cuentan con tres o más se ha disparado: ninguno en 2014, 99 al año siguiente, 185 en el posterior y 224 en 2017, que es el ejercicio que cierra la serie.

Con todo, la DGA expide más de 1.800 autorizaciones al cabo del año para explotar este tipo de artefactos, una parte de ellas para las 45 empresas que explotan 114 salones autorizados, un volumen que ha venido manteniéndose prácticamente estable en los últimos seis años.

Los juegos estatales

El principal juego de azar de ámbito estatal en Aragón, por recaudación, es la Lotería Nacional, en la que cada ciudadano se deja al cabo del año una media de 135,7 euros para alcanzar un total de 178,7 tras cuatro años de incremento constante. Regresan más de 140 en premios, lo que le deja al Estado un margen de beneficios de más de 30, al que hay que añadirle la parte recuperada vía impuestos.

Las primitivas (Loto, Euromillones, Bonoloto, El Gordo), por el contrario, son uno de los pocos juegos de azar que muestran en los últimos años una tendencia descendente en Aragón, aunque eso no impide que su recaudación siga superando los 85 millones de euros, lo que supone más de uno y medio en apuestas cada semana.

La quiniela, que ya ha caído por debajo de los cinco millones de euros anuales de recaudación, es otro de los juegos de azar que cotizan a la baja, entre otros motivos por las dificultades que genera para seguir los resultados el extenso sistema de horarios que aplican las ligas de fútbol profesional.

Los cupones y los juegos instantáneos de la ONCE, por último, cierran el paquete de modalidades de juegos de azar de ámbito estatal, con una recaudación ligeramente ascendente que se acerca a los 36 millones de euros. Gana más de la mitad, ya que el dinero repartido en premios no ha llegado a alcanzar una media de 17 en los últimos cuatro años.

Más control para los sorteos en locales de juego

Esos incrementos de las cantidades apostadas por los aragoneses en salones de juego y bingos se han traducido en un aumento de los ingresos del Gobierno de Aragón por los impuestos derivados de esa actividad, que los últimos dos años han superado los 38 millones de euros.

Más de la mitad de esa cifra, 23,7 millones, el 61%, procede de las máquinas tragaperras mientras otros 12,1 (31,3%) le llegan desde los bingos. El casino genera apenas 230.000.

Del resto de las variedades de juego, únicamente la aportación tributaria de las casas de apuestas y de las loterías, rifas, boletos y sorteos con combinaciones aleatorias superan el millón, una variedad al alza cuyo negocio se ha duplicado en tres años y se ha multiplicado por quince en apenas cinco, lo que ha llevado al Gobierno de Aragón a publicar un nuevo reglamento en el que aplica normas más exigentes para poder celebrar este tipo de sorteos.

“La celebración de combinaciones aleatorias en los locales de juego tiene como finalidad fidelizar a sus clientes, personas jugadoras”, señala el reglamento, lo que le ha llevado a incrementar las exigencias para prevenir “conductas adictivas, fraude y blanqueo de capitales”. Cuando los premios superen los 300 euros en un día o los 6.000 en un mes, deberán realizarse a través de un “sistema informático de juego automatizado, previamente homologado”, que incluya un mecanismo de trazabilidad sobre el registro de las operaciones realizadas y permitir el almacenamiento de los datos de cada sorteo, así como su monitorización y comunicación constante y a tiempo real con el órgano de la Administración competente en materia de juego.

Una pelea con el Gobierno español

El Gobierno de Aragón, por último, tiene abierto un conflicto con el español a cuenta de la publicidad de las apuestas deportivas en los estadios: la Comisión Bilateral deberá resolver antes de que termine el mes de septiembre en qué consiste el veto a la promoción de ese tipo de juegos de azar en las instalaciones en las que se celebran competiciones que contiene la Ley de la Actividad Física y el Deporte.

Esta es bastante clara: prohíbe la publicidad de “todo tipo de apuestas deportivas” en “equipaciones, instalaciones, patrocinios o similares” de “todas las categorías deportivas” y la castiga con multas de hasta 60.000 euros y cinco años de suspensión de la licencia.

Sin embargo, Madrid considera que esa regulación invade sus competencias en materia de juego online, por lo que amenaza con llevar la norma al Tribunal Constitucional salvo que desde el Pignatelli convenzan al Ministerio de Hacienda de que esas palabras quieren decir otra cosa. No vaya a ser que una decisión tomada por unanimidad por los siete partidos con representación parlamentaria en Aragón vaya a mermar los ingresos que le generan las ciberapuestas y el póker virtual.

Last modified on Martes, 07 Mayo 2019 12:08