Atención telefónica:

Mañanas: Lunes - Viernes de 9:00 a 13:00
Tardes: Lunes - Jueves de 17:00 a 20:00

Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2015 JoomlaWorks Ltd.
Jueves, 11 Marzo 2021 21:28

El llamamiento de una madre a Ibai Llanos: "A él Twitch le llevó a la gloria; a nosotros nos ha llevado a una pesadilla"

Written by

fuente: elmundo.es

La madre de un chico de 17 años cuenta un drama que comenzó con el confinamiento: "Juan descubrió un mundo en aislamiento del que no era necesario salir. Cuando pudo salir ya no quería"

"No soy nadie. Bueno, sí. Una madre de cincuenta y con un hijo de 17 adicto a tecnologías. Juan". La entrevista de Jordi Évole a Ibai Llanos el pasado domingo ha traído un tsunami de reacciones. De los padres que hasta esta semana no tenían ni idea de quién era ese chico que tenía a sus hijos pegados al ordenador a los hijos que hasta esta semana no tenían ni idea de quién era aquel periodista que tenía a sus padres pegados al televisor. Pero ha habido una inesperada, la de una madre desesperada: "Os voy a contar lo que no le preguntaste, Jordi, y lo que no le contaste, Ibai".

"Mi hijo y yo tenemos para un rato de trepidante acción: hay un niño adicto de 17 años, hay fracaso, hay pasta, hay robos, hay soledad, hay aislamiento, hay lágrimas. Hay médicos y profesores mirando para otro lado. ¡¡Un culebrón!!"

La "pesadilla", en casa de Luca y Juan, que han modificado sus nombres para preservar su intimidad, se desató hace un año. "Como a todos los chavales, a Juan le gustaban mucho las pantallas", cuenta Luca en un hilo de Twitter, "este desastre empezó con los 16 años de Juan y el confinamiento. En su habitación y con las pantallas y el Twitch (yo no sabía ni lo que era), Juan descubrió un mundo en aislamiento del que no era necesario salir. Cuando pudo salir ya no quería".

No ayudó la improvisación escolar que vivió España tras la declaración del estado de alarma. Juan terminó "a trancas y barrancas 1º de Bachillerato" sin una sola clase online. "Sólo hacía deberes (y pocos)". Con el tiempo, el chico fue perdiendo el contacto con sus amigos de siempre. "Se fueron dispersando, ya no le llamaban, ya no quería salir, siempre había excusas", recuerda su madre, "El verano fue una batalla para que se levantara un rato del sofá, para que saliera un rato con sus primos a la piscina, a la playa. Sólo vídeos".

Delante de la pantalla 15 horas al día

Preguntaba Jordi Évole a Ibai Llanos en la entrevista cuánto tiempo podía estar delante de una pantalla. La madre de Juan ha visto de primera mano cómo el tiempo deja de tener sentido cuando las cosas se descontrolan: "Comer, ir al baño, moverte por la casa lo justo y siempre con el móvil y los cascos puestos". 14 o 15 horas podía estar su hijo en ese otro mundo online.

Imposible controlarlo: "Las app de control parental no funcionan. Se saben todos los trucos, todos los agujeros que hay para colarse. Y si le quitas el móvil o el ordenador o la WiFi, monta un escándalo o amenaza con suicidarse".

Juan ya no tiene amigos en el mundo real. De existir, sólo existen en Internet. Antes leía, jugaba al baloncesto, salía por ahí, incluso tenía un trabajo para sacarse un dinerillo. "Ya no hace nada. Y empieza a faltar a clase y miente. Mientras nosotros trabajamos, él dice estar en clase online. Pero no. Hace como que está. Está en Twitch. Está solo".

Contaba Ibai Llanos que las plataformas sociales como Twitch son para muchos jóvenes un desahogo, un refugio de sus problemas. En eso se ha convertido para Juan, solo que está tan a gusto en esa realidad que sólo existe con una conexión a Internet que el mundo real ha dejado de interesarle. Ha dejado de existir.

Robos en casa para costear la adicción

"Pero lo mejor viene ahora... la pasta". La plataforma de vídeo en streamingTwitch funciona mediante suscripciones. Uno puede unirse a un directo sin pagar, pero muchos internautas se convierten en suscriptores. "La mayoría lo hacen para apoyar al creador de contenidos", explicaba Ibai Llanos. Otros, porque consiguen algunas funciones extra. Son pequeñas aportaciones, de cinco o siete euros al mes. Sin embargo, esas cantidades pueden convertirse en un mundo para un adolescente adicto a las pantallas.

"Cuando Juan se quedó sin dinero, le robó la Visa a su padre y se gastó 600 en suscripciones", cuenta Luca, "Juan es un adicto y necesita Twitch". De cinco euros en cinco euros, "un goteo que no llama la atención hasta que de repente es un charco enorme".

"Tu hijo es un adicto". La verdad cayó como una losa en casa. Luca se puso en contacto con el Centro de Ayuda para las Adicciones (CAD) de su barrio, pero Juan "no quiere saber nada de psicólogos, psiquiatras, educadores". A los 17, es menor, pero "menor responsable", y eso significa que sus padres no pueden obligarle a ir a terapia, tiene que ser voluntario. "Y aunque pudieras, si él no quiere, estás vendido. Estamos vendidos".

"Ya me he desgañitado con el tutor del instituto, la orientadora, las del CAD. Juan sigue viendo sus vídeos", lamenta esta madre desesperada. "Con paciencia y mano izquierda", los padres del chico han logrado algunos avances: ha aprobado cuatro asingnaturas y va pagando su deuda con la paga y el dinero del regalo de Navidad. "Estamos mejor...", dice la madre. Y sin embargo, el día de la entrevista de Ibai Llanos con Jordi Évole Luca descubrió que la pesadilla no había terminado.

Deudas en las suscripciones

"Yo le hago una transferencia mensual con su paga y el dinero para el abono transportes", cuenta, "descubrí que se había vuelto a suscribir a 7 u 8 cuentas de Twitch. El 3 de marzo no le quedaba ni un euro".

"Según Juan, él no había hecho nada", sigue, "en algún momento pensó que suscribirse era pagar sólo siete euros una sola vez o se hace el tonto. Cada vez que le hago una pequeña transferencia, en dos días le fusilan todo el dinero. Supongo que tiene deudas en las suscripciones. Y esto está pasando otra vez al menos desde enero".

"Los 120.000 que saca al mes Ibai Llanos sólo de las suscripciones que sirven para 'apoyar al artista' tienen detrás a chavales como Juan. No es culpa suya, o sí. No sé". Termina su hilo esta madre desesperada con una dura reflexión: "Esta dinámica en la que estamos está creando monstruos. El Covid tiene daños colaterales psicológicos y psiquiátricos que están saliendo ya. Mi hijo es adicto".

Last modified on Jueves, 11 Marzo 2021 21:38