Atención telefónica:

Mañanas: Lunes - Viernes de 9:00 a 13:00
Tardes: Lunes - Jueves de 17:00 a 21:00

La educación y la prevención, claves para el 'juego responsable'

La especial sensibilidad que el asunto ha merecido en Aragón en los últimos meses otorgaba a la jornada de ayer en Zaragoza un sentido especial, que conjugaba con su condición de espacio de intercambio de opinión e identificación para con aquellos elementos en los que convergen las tres patas: Administración, empresariado, y usuarios y consumidores.

La titular de Juego aragonesa desde la Dirección General de Justicia e Interior, María Ángeles Júlvez, quiso otorgarle una relevancia, destacando en todo momento su postura de "no criminalización del juego". De ahí que la Jornada no tuviera un impacto mediático menor en las vísperas, aunque el mensaje de los medios se decantara por priorizar el número de expedientes sancionadores incoados a lo largo del presente año a locales de juego (180) e incluso el afloramiento de 'comisionistas' adultos de las apuestas de menores por encima del objetivo final de la sesión: apostar por el ocio y el entretenimiento sano. Tampoco debemos rasgarnos las vestiduras por ello: forma parte del juego.

Cristina García pone en valor los haberes de la industria en España

La representante del Club de Convergentes reitera que "las cosas se están haciendo más bien de lo que muchas veces parece o se quiere trascender".

Cristina García expuso ejemplos de políticas de responsabilidad social corporativa desplegadas en el gobierno corporativo y en la actividad de cuatro destacados fabricantes internacionales de la industria con presencia en España: Gauselmann, Novomatic, Aristocrat y Zitro.

A veces los árboles no nos dejan ver el bosque y Cristina García quiso destacar los activos que en los últimos años caracterizan a la industria del Juego que tiene oportunidad de representar desde el Club de Convergentes y los compromisos adquiridos, más allá de percepciones interesadas o maliciosas. Y esos valores grosso modo serían: la universalización de los Registros de Prohibidos, que esta misma semana hallan reflejo en la web de la DGOJ con la publicación de un documento con información sobre cuál es la operativa de los Prohibidos en las diferentes comunidades autónomas. El Estudio Epidemiológico de la DGOJ sitúa un índice de prevalencia del 0'3% del juego problemático en España, de los más bajos de las sociedades occidentales. Dos capítulos del reglamento General del País Vasco (III y IV) han sido dedicados específicamente al 'juego responsable' y a las 'personas jugadoras'. La legislación de Navarra culpabiliza al autoprohibido que vulnera tal condición con sanciones de hasta 3.000 euros.

I Jornada de Juego Responsable de Aragón

Con más de 40 personas inscritas en la Jornada, se está celebrando la I Jornada de Juego Responsable de Aragón.

 

El juego online crece imparable

fuente: Javier Gilsanz

Se han cumplido este verano cuatro años de la legalización del juego online en España y crece imparable: casi un millón de jugadores activos y 5.400 millones de euros jugados sólo hasta junio, 343 euros jugados por segundo. Y todo apunta a que el juego online va a seguir creciendo, de la mano de Internet, los móviles, la fibra, el mercado europeo digital y las empresas de telecomunicaciones, que estudian vender pronto un pack de juegos como ahora venden la TV de pago. Todo ello hará que aumenten los adictos al juego, sobre todo jóvenes, enfermos que destrozan su vida y la de sus familias: en España, hay entre 100.000 y 300.000 jugadores patológicos, según el último estudio oficial. Y hasta 2 millones de personas con algún riesgo por el juego. Esto exige controlar el crecimiento del juego online, poniendo límites a la publicidad (Ronaldo y Neymar), detectando mejor a los adictos y consiguiendo más recursos para tratarlos. Jugar sí, pero con cabeza.

El juego está implantado en nuestras costumbres: 3 de cada 4 españoles (un 76%) han jugado o juegan alguna vez, según el último estudio de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ). En 2015, los juegos de azar movieron en España 33.396 millones de euros, sobre todo en tres tipos de juegos, la mayoría presenciales: las Loterías, el más tradicional (10.500 millones), las máquinas tragaperras (9.250 millones) y el juego online, que es el que más crece (mientras baja el juego presencial) y se ha hecho ya con una cuarta parte (25,6%) del pastel del juego, con 8.562 millones jugados en 2015.

Tenemos poca incidencia con los prohibidos aunque hay que trabajar en la prevención de la ludopatía

Fernando Luis Henar, presidente de CEJ (Confederación Española de Organizaciones de Empresarios del Juego del Bingo) participará en la I Jornada de Juego Responsable de Aragón organizada por AZAJER (prevención y Tratamiento de la Ludopatía) el próximo 27 de octubre. Henar intervendrá en la mesa "La protección de los usuarios en los espacios de juego".

Según el presidente de CEJ los bingos españoles registran un número escaso de entrada de prohibidos o jugadores patológicos. "Los controles de entrada funcionan perfectamente. Tenemos unos protocolos estandarizados y el cliente ya está familiarizado con todo el sistema de acceso", señala Henar. Pese a ello insiste en trabajar para no admitir a ningún jugador patológico y apoyar las iniciativas de prevención contra la ludopatía. "Los bingos contribuimos a erradicar un problema social como es el juego compulsivo, que insisto, por otro lado tiene una prevalencia mínima en nuestros establecimientos". Henar asegura que el bingo, vía fiscalidad, es benefector de las ayudas administrativas para campañas de sensibilización y tratamiento.

Le dejan 237.537 € para curarse en Houston y se los gasta en tragaperras

La Audiencia juzga a una vecina de Alagón para la que la Fiscalía pide 3 años de cárcel por dejar en la ruina a un matrimonio.

La Audiencia Provincial sentó ayer en el banquillo de los acusados a Antonia María I. H., una vecina de Alagón para la que la Fiscalía pide tres años de cárcel por aprovecharse, presuntamente, de la desmedida bondad de un matrimonio hasta llevarlo a la ruina. Según las acusaciones pública y particular (que eleva la petición de prisión a seis años), la mujer les engañó e hizo creer que tenía un tumor cerebral que solo podría superar sometiéndose a un caro tratamiento en Houston (Estados Unidos). La pareja, pensando que con su dinero podía ayuda a salvar la vida de esta persona, le entregó al menos 237.537 euros. Dinero que, como ella misma confesó después ante la Policía, dilapidó en parte en casinos, bingos y tragaperras.