Atención telefónica:

Mañanas: Lunes - Viernes de 9:00 a 13:00
Tardes: Lunes - Jueves de 17:00 a 21:00

Lunes, 25 Septiembre 2017 08:27

Casinos encubiertos disfrazados como casas de apuestas deportivas permiten el juego a menores de edad

Written by

fuente: elperiodico.com

Pese a que es ilegal cualquier tipo de juego de apuestas ‘online’ para los menores de edad, algunas webs han encontrado una fisura para ofrecer esta actividad potencialmente adictiva a los más jóvenes. A través de la adquisición de objetos en los videojuegos, los menores pueden luego canjear estos trofeos por dinero o apostarlos para aumentar su valor y obtener finalmente más beneficio económico.

P. H. tiene 17 años y desde los 14 juega a un videojuego en la red. También desde los 14 juega en páginas que le permiten adquirir diseños para las armas del juego a través de ruletas, jackpots y apuestas. Estos diseños se compran y venden entre jugadores, con precios que van desde pocos céntimos hasta miles de euros.

Se trata de casinos encubiertos y apuestas ilegales que, en lugar de utilizar dinero en metálico, usan objetos que los jugadores consiguen en videojuegos como moneda de cambio. Objetos que después se venden por dinero real a otros usuarios, según el precio que la comunidad decida que valen. En definitiva, el mismo procedimiento que utilizan los casinos con sus fichas: se compran a la casa para acceder, se juegan en las partidas, ruletas y otros tipos de apuestas, y finalmente se cambian por dinero.

Pero, si en un casino convencional existe un fuerte control legal para evitar amaños, garantizar el pago de impuestos y, sobre todo, impedir la entrada a menores, en este tipo de páginas tanto el diseño como sus características favorecen que jóvenes apuesten, muchas veces sin requerir más que un correo electrónico y una contraseña.

Fichas en forma de arma

Uno de los casos más polémicos es el que rodea al videojuego Counter Strike: Global Ofensive (CS: GO). Este juego, considerado como uno de los ‘eSports’ o deportes electrónicos más populares, es un ‘shooter’, es decir, un juego de disparos en primera persona, propiedad de Valve Corporation.

El videojuego, que cuenta con más de 11 millones de jugadores, tiene además a su alrededor toda una red de páginas que emulan casinos, con ruletas, jackpots y pujas, y cuya moneda de cambio son los distintos diseños de armas que ofrece el juego, conocidas popularmente como ‘skins’ y que los usuarios compran y venden ‘online’.

“Al finalizar una partida obtienes unas cajas, pagas uno o dos euros y empieza una ruleta. Entonces te toca un objeto del juego, como por ejemplo el diseño de una arma, –explica Jordi Gómez, de 21 años y jugador del CS: GO-. Aunque no siempre necesitas pagar, puedes conseguir objetos cuando subes de nivel, y luego los puedes apostar para ganar más”.

Para acceder a todas estas páginas, el procedimiento es sencillo. En primer lugar, el usuario se registra usando una cuenta de Steam. El Steam es una plataforma legal de entretenimiento en la que jugadores de videojuegos tienen un perfil y donde pueden comprar juegos. Además, la página permite almacenar los objetos que se consigan mientras se juega y que después pueden ser vendidos o apostados. ¿La edad mínima de registro? 13 años.

Por lo tanto, cualquier menor que tenga un perfil en esta plataforma, puede acceder a páginas de casinos y apuestas que permitan la entrada a través del Steam, sin solicitar ningún otro requisito ni hacer más comprobación.

¿Pero, puede ser ilegal apostar con objetos que no son reales? Sí. Una página puede funcionar sin ser considerada como un operador de juego solamente si las fichas, monedas u objetos que utilice para el juego no sean cambiables por dinero real.  “Aunque no se apueste o juegue directamente con dinero u objetos reales, si la moneda de cambio que utilizan se puede canjear por dinero u objetos con valor monetario real después, entonces es ilegal”, explica Xavier Muñoz, abogado especialista en normativa del juego. La trampa, por lo tanto, reside en que estos objetos son cambiables por dinero real, lo que convierte estas páginas en casinos clandestinos. Es habitual, incluso, que al jugar ni siquiera aparezca el objeto que se apuesta, por ejemplo, en una ruleta, sino únicamente su valor en dólares.

‘e-Sports y apuestas’

Apostar en deportes electrónicos no es ilegal. Páginas como Bet365, Luckia o William Hill permiten, entre sus opciones de apuestas deportivas, la posibilidad de apostar en torneos y ligas de videojuegos como el League of Legends o el CS: GO. “El crecimiento del sector y el ser tratado a nivel internacional como un deporte más, así como la demanda por parte de los usuarios han llevado a abrir esta vía de mercado”, explica Sacha Michaud, presidente de Jdigital, la asociación de operadores de juego digital.

Sin embargo, para que estas casas puedan operar (tanto en ‘eSports’ como en deportes tradicional) es preciso que obtengan una licencia y cumplan determinados requisitos, como, por ejemplo, la identificación de los usuarios, necesaria para evitar la entrada de menores. “Todas las casas de apuestas legales en España a las que se puede acceder desde territorio español cuentan con un estricto control para evitar que menores jueguen: solicitud de documentación, comparativa con el censo y contraste con datos bancarios. Que entre un menor es lo último que quiere un operador de juego”, apunta Michaud.

Los ‘eSports’ se han convertido en un mercado muy suculento para los operadores de juego, ya que el fenómeno fan es igual o de mayor envergadura que el que rodea a los deportes tradicionales. La última partida del torneo mundial del videojuego League of Legends tuvo más espectadores que la final de la NBA. Además, el mundo de los deportes electrónicos ha dado el salto al espectáculo de masas físico, con citas multitudinarios, y podría llegar a incluirse como nueva modalidad en los Juegos Olímpicos del 2024. Un pastel cuya guinda es la juventud de su público: el 75% de los 385 millones de seguidores que tienen los ‘eSports’ es menor de 35 años, según el informe Global eSports Market Report.

El fraude de los dominios .com

Para que una página web pueda ofrecer apuestas de forma legal a los usuarios -siempre mayores de edad- son necesarios una serie de requisitos para garantizar que no existe fraude sobre los partidos, el juego o la cantidad apostada. Uno de los factores que puede alertar a un usuario de que no se encuentra en una página legal es que, por ley, las casas de apuestas que operan en España han de tener necesariamente dominios .es y no .com, desde donde operan los casinos encubiertos en torno al fenómeno de los ‘e-Sports’. Esto permite evitar que páginas extranjeras sin licencia ni garantías puedan operar en España, ya que todas aquellas webs que, bajo un dominio .com, permiten apostar a los visitantes son cerradas. También está prohibida la entrada de jugadores españoles a páginas con dominio de otros países, por ejemplo, el .fr de Francia.

Otra de las formas para comprobar si se trata de una página de apuestas o juego legal es comprobando si tiene la licencia para operar en la lista que publica el Ministerio de Hacienda, a través de la web de la Dirección General de Ordenación del Juego.

Last modified on Lunes, 25 Septiembre 2017 09:25