Atención telefónica:

Mañanas: Lunes - Viernes de 9:00 a 13:00
Tardes: Lunes - Jueves de 17:00 a 20:00

Super User

Super User

Notice: Undefined property: JObject::$description in /var/www/vhosts/azajer.com/httpdocs/components/com_k2/templates/default/user.php on line 59

FIRMAR APOYO

Toqué fondo el día en el que me desperté a las 4 de la mañana, me conecté a Internet y aposté 500 euros en un partido de tenis de mesa, a favor de dos jugadores que ni siquiera conocía. Los perdí. Aquella madrugada me di cuenta de que tenía un problema y que tenía que salir de ahí urgentemente.

Tengo 32 años y he sido ludópata. Por culpa de las apuestas empecé a acumular deudas y no supe cómo gestionar todo lo que vino después. Lo perdí todo: mi dinero, mi trabajo, mis amigos, e incluso mis ganas de seguir viviendo. Pensé en suicidarme, me asusté y decidí contarles a mis padres lo que me estaba pasando. Lloramos juntos durante horas y buscamos una solución. Gracias a mi familia y al apoyo de mis terapeutas, salí de este infierno unos años después.

Ahora estoy aquí para contarlo, pero no todo el mundo sale vivo de la ludopatía. Esta adicción está provocando en España cientos de suicidios. Porque no todo el mundo tiene la ayuda externa que tuve yo. Por eso, porque sé lo importante que es tomar medidas a tiempo, me he prometido que voy a hacer lo posible por luchar contra lo que me ha hecho tanto daño y que está destrozando a tantas personas y familias.

fuente: lasexta.com

Un 13,6% de los menores españoles acude a casas de apuestas para jugarse el dinero. El porcentaje aumenta conforme crecen. La cifra se dispara a casi un 27% cuando alcanzan la mayoría de edad.

Los jóvenes afirman que los recreos del instituto son el momento perfecto para colarse en estos establecimientos. Una moda que les lleva hasta falsificar el DNI y que se desarrolla en locales donde incluso se menudea con menores.

La OCU introdujo a menores en varias salas de juego para comprobar la permisividad. De 36 locales comprobaron que se podía entrar en el 40%. El Defensor del Menor también denuncia esta grave situación y la relaciona con el aumento de las salas de apuestas.

Raúl Banqueri

“Me di cuenta de que estaba arruinado y el 8 de septiembre de 2015 subí a la azotea de mi casa para tirarme. Lo tenía decidido. Y mientras estaba subiendo, pensé en mis padres porque soy hijo único después de cuatro abortos. Cuando estaba ya arriba, dije ¡qué cojones! Pensé en mis padres y dije no, de esta voy a intentar salir, voy a confesarlo todo y a buscar ayuda”.

La historia de Rafael Gorgues es solo una más entre las miles de víctimas de la ludopatía que encontramos en España, una desgracia que cada vez persigue a más personas, sobre todo, jóvenes, que ven como sus ídolos deportistas y referentes periodísticos anuncian con una elevada frecuencia las casas de apuestas. Las consecuencias son comunes en casi todos los que sufren ludopatía: convertir la vida en una mentira, conseguir dinero para jugar cueste lo que cueste, sufrir graves trastornos de ansiedad o acumular unas deudas enormes. Y todo esto se agrava hasta que no se reconoce el problema, aunque a veces sea demasiado tarde.

fuente: elperiodico.es

El presentador Carlos Sobera se ha convertido en blanco principal de las iras de los internautas por ser la imagen de una poderosa marca de juegos

Las casas de apuestas por internet han irrumpido con tanta fuerza en España que han acabado arrastrando a un amplio plantel de famosos, tentados por los suculentos ingresos que genera este nuevo negocio. En la larga lista de deportistas que han prestado su nombre y su imagen para promocionar los juegos de azar 'on line' figuran Cristiano Ronaldo, Piqué, Carvajal, Casemiro, Lucas Vázquez, Del Bosque, Capdevila, Navarro, Nadal y un largo etcétera.

Tampoco los periodistas deportivos le han hecho ascos a esta irresistible vía de ingresos publicitarios. Manolo Lama, Manu Carreño, Juanma Castaño, Julio Maldonado y Josep Pedrerol son solo algunos de los nombres que han entrado en el ‘juego’ de propagar las bondades de las apuestas. Pero ninguno de ellos ha recibido ataques tan despiadados como el actor y presentador televisivo Carlos Sobera, que está viviendo un auténtico calvario por culpa de su faceta publicitaria.

El conductor del popular ‘First dates’ de Cuatro ha polarizado gran parte de las iras de quienes condenan el papel asumido por los famosos como promotores de estos peligrosos juegos, que pueden llevar a sus consumidores a una ludopatía sin retorno. Sobre este grupo de figuras mediáticas encabezadas por Sobera planea una cuestión que tiene que ver con los principios de la ética y la responsabilidad: ¿Es moralmente lícito que una persona conocida utilice su gancho mediático para inocular la atracción por el juego en sus admiradores?

Ataques a Sobera

La pregunta ha generado en los últimos meses un auténtico torrente de mensajes en las redes sociales, volcadas en la misión de poner coto a estas nuevas prácticas publicitarias de sus ídolos. Uno de los internautas ha dejado en Twitter este vitriólico recado dirigido al simpático presentador vasco: “Espero que te haga feliz el dinero que ganas promoviendo el juego, a ver si enganchamos a la gente que no tiene para comer y prueba a ver si le sonríe la fortuna. Y si pierden el dinero, que lo soliciten a la entidad a la que también das publicidad, y así cerramos el círculo. Asco!”

La prohibición, sancionada con multas de hasta 60.000 euros, incluye las equipaciones de los deportistas, lo que anticipa un conflicto con los equipos de competiciones de elite que anuncian juego online que visiten canchas en la comunidad.

La publicidad de las apuestas deportivas quedará proscrita en los estadios, pabellones y pistas de Aragón dentro de unos días, en cuanto el boletín oficial de la comunidad publique la Ley de la Actividad Física y el Deporte que este martes aprueban las Cortes autonómicas.

El texto tipifica como falta muy grave “la inserción de publicidad de todo tipo de apuestas deportivas y de cualquier clase de negocio relacionado con la prostitución, en equipaciones, instalaciones, patrocinios o similares en cualquier tipo de competición, actividad o evento deportivo”, lo que supone, al mismo tiempo, que los clubes y sociedades anónimas deportivas dejarán de beneficiarse de esa vía de ingresos y que los espectadores, especialmente los menores de edad, dejarán de estar expuestos a esos reclamos.

La norma sanciona esa infracción con multas de 6.001 a 60.000 euros, a las que se pueden añadir, como castigos supletorios, la clausura de las instalaciones por periodos de uno a cinco años para la práctica del deporte en el que se cometió la falta, la revocación de las autorizaciones deportivas por esos mismos periodos y, en el caso de que los responsables fueran personas físicas, la privación de licencias, la prohibición de acceso a recintos y la inhabilitación para organizar eventos y competiciones.

La ley, que habilita a la comunidad autónoma para “elaborar los mecanismos necesarios que prohíban la publicidad” de las apuestas deportivas y de los negocios relacionados con la prostitución, veto que “afectará a todas las categorías deportivas”, incluye una remisión a la normativa estatal para las infracciones “en materia de dopaje, violencia, xenofobia, racismo e intolerancia en el deporte” hasta que la comunidad “apruebe una legislación específica” sobre ellas.

Sin embargo, ese “reenvío normativo” no afecta a la publicidad de los juegos de azar, sobre la que la comunidad autónoma tiene competencias exclusivas, por lo que el veto entraría en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de Aragón.

Una medida con apoyo mayoritario

La aprobación de la Ley de la Actividad Física y el Deporte y el veto a la promoción de las casas de apuestas, pionero en España, llega apenas mes y medio después de que la Comisión Institucional de las Cortes de Aragón instara al Gobierno autonómico a “limitar en el máximo grado” antes de que acabara el año “cualquier tipo de publicidad y patrocinio de las apuestas deportivas, de competición o de otra índole en todos los espectáculos deportivos, ya sea en los propios recintos y espacios de competición o en las equipaciones de los deportistas, técnicos o jueces”.

El artículo que regula las sanciones muy graves, el 99, tuvo en la comisión el voto a favor de PP, PSOE, Podemos, Cha e IU, mientras el Par se abstenía y Ciudadanos votaba en contra, por lo que su ratificación en el pleno parece garantizada, explicaron fuentes parlamentarias. De hecho, las reticencias de estas dos últimas formaciones no tenían nada que ver con el veto a la publicidad de las apuestas deportivas sino que estaba relacionado con otras infracciones.

La Comisión de Derechos de la Infancia y Adolescencia, en su sesión del día 19 de septiembre de 2018, aprobó una Proposición no de Ley presentada por el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, sobre la protección de los menores de edad en relación con el juego online.

En su exposición de motivos, el PP se hacía eco del “alarmante incremento" del número de menores de edad que hacen un uso inadecuado de Internet, una cifra que ha aumentado de forma directamente proporcional con la proliferación de nuevas tecnologías que permiten un uso cada vez más extendido de la Red.

Advertía especialmente, de las consecuencias que se derivan del acceso a las páginas de juegos y apuestas online en la infancia y adolescencia, poniendo de relieve datos como los del estudio sobre prevalencia, comportamiento y características de los usuarios de juegos de azar, llevado a cabo en 2015 por la Dirección General de Ordenación del Juego, que indican cómo 3 de cada 10 menores entre 15 y 17 años jugó alguna vez a juegos de azar con apuesta económica y un 86% lo hizo recientemente.

fuente: publico.es

La Asociación Leganense de Jugadores en Rehabilitación (ALEJER) denunció el caso, pero el Gobierno regional la considera "un mero pasatiempo infantil" y archivó la reclamación.

La Comunidad de Madrid ha archivado una denuncia interpuesta por la Asociación Leganense de Jugadores en Rehabilitación (ALEJER), contra una máquina infantil similar a una tragaperras instalada en un área de juegos del centro comercial Islazul.

La asociación contra la ludopatía solicitó al Gobierno regional que retirara la máquina al considerar que infringía el Reglamento de Máquinas Recreativas de la Comunidad, que impide el uso, por parte de menores de edad, de este tipo de juegos con premio programado.

La máquina infantil —denominada Big Bass Wheelfunciona del mismo modo que una tragaperras, aunque el premio no se obtiene en metálico, sino en fichas de diferente valor que pueden ser canjeadas luego por un juguete. En cualquier caso, la única destreza para el jugador consiste en bajar una palanca que hace girar un tambor que, en función del azar, termina deteniéndose en alguno de los premios rotulados en la pantalla, que van desde los cuatro a los 1.000 tickets posibles.

El área de Ordenación y Control de Juego de la Comunidad, que mandó un inspector al centro comercial el 17 de octubre, ha decidido sin embargo archivar la reclamación. Según se desprende del documento oficial sobre el caso, el Gobierno regional considera que la máquina es “de mero pasatiempo o recreo” que requiere “una acción más o menos habilidosa del usuario al bajar con mayor o menor fuerza una palanca” y que, por tanto, puede “ser calificado como deportivo o infantil”.

fuente: nuevarevolucion.es

Querido Carlos,

El otro día confesabas en una entrevista a un medio de comunicación en el día mundial de la diabetes, tu preocupación porque tu hija no desarrollara tu misma enfermedad.

Te admiro, mi abuela fue diabética y tengo otros familiares que también lo son y me parece una lucha loable.

Pero ahora te voy a contar mi historia, yo he sido ludópata, conseguí vencer esta batalla, eso sí con muchas dificultades, en algún momento pensé en quitarme del medio para no ser un estorbo para la sociedad.

Verás, yo todavía no soy padre, aunque algún día espero serlo, y tampoco quiero que mis hijos, si algún día los tengo, desarrollen esta enfermedad.

Me gustaría que respondieras con sinceridad esta pregunta, Carlos ¿de verdad te vale la pena? Si, ya se que me vendrás con la excusa que cada uno debe ser responsable de sus actos.  Pues a eso te respondo, cuando uno es ludópata, ese control ya lo ha perdido y con anuncios tan agresivos como el tuyo cada vez gente más joven está acudiendo a los centros de desintoxicación del juego.

fuente: okdiario.es

Las empresas de apuestas pagan unos 150 millones de euros a las arcas públicas a través de impuestos. El PSOE y Podemos han puesto en la diana al sector, y Twitter se ha encargado de hacerlo con las personas famosas que promocionan sus empresas. Sin embargo, lo cierto es que la aportación de éstas a los fondos estatales no es desdeñable.

El sector de las casas de apuestas cuenta con dos tipos impositivos principalmente: la tasa administrativa de juego, del 0,75% por cada mil de volumen y el impuesto sobre la actividad del juego, del 20% sobre el margen neto de juego (GGR). Además, cabe tener en cuenta otras particularidades, entre las que destaca que el IVA no es desgravable para las empresas del sector.

fuente: elpais.com

“Me ponía el despertador a horas intempestivas, de madrugada, para ir a jugar”

La expansión de las salas de juego y apuestas ha puesto en pie de guerra a ciudades como Madrid. A barrios enteros como el de Tetuán. Sus vecinos lamentan que las calles se hayan convertido en un “casino al aire libre”. El incremento exponencial de este tipo de negocios es generalizado. En la provincia de Castellón hay ya diez casas de apuestas. En 2013 había una. A ellas se suman las 781 máquinas y terminales de apuestas ubicadas en otros espacios como bares, bingos o recreativos, sin olvidar la facilidad de apostar hoy en día desde cualquier lugar con el dispositivo móvil, el ordenador o la tableta. Una lanzadera para la que se está convirtiendo en una de las adicciones más importantes del siglo XXI. Y que prevé hacerse más sólida si cabe: en 2017 se emitieron más de 2,7 millones de anuncios de juego online en todos los soportes en España, según la consultora InfoAdex.

 “Lo veo perfecto y comparto totalmente esta reacción vecinal. Especialmente las quejas por la proximidad y cantidad de casas de apuestas que se están abriendo en muchos barrios. Estaría bien que las instalaran alejadas de los centros escolares, que se trasladaran fuera del casco urbano, a los polígonos industriales, por ejemplo. Además, habría que regular la cercanía entre ellas y limitar su accesibilidad de una forma real y eficaz”. Es Nacho. Prefiere no dar su apellido. Nació en Valencia hace 52 años y hace seis meses terminó su programa en la comunidad terapéutica de la fundación Patim en Castellón, tras cinco meses en tratamiento por su adicción al juego. Se inició en él a los 19 años. “Primero era una distracción, un pasatiempo. Pero hace cuatro años me desbordó por todos los lados: tensiones constantes con la familia, préstamos que no puedes devolver, problemas con la justicia. Lo que era algo ocasional se convierte en costumbre”, explica a EL PAÍS.

Página 1 de 41