Atención telefónica:

Mañanas: Lunes - Viernes de 9:00 a 13:00
Tardes: Lunes - Jueves de 17:00 a 21:00

Viernes, 25 Febrero 2011 08:42

Cartas de despedida de un ludópata

Written by

Estoy rehabilitado. A continuación os dejo dos cartas que fueron en su día de despedida, cuando la única solución que veía era desaparecer. La primera es para mis amigos y la segunda para mi mujer.

Queridos amigos
No es fácil empezar, ni siquiera yo se cómo explicarme... pero lo cierto es que me encuentro prácticamente al final del camino. Un camino siempre tortuoso, siempre optando por la senda corta, la más difícil, la más empinada la del desfiladero. No por hacerlo más duro, sino por acabar antes, por hacerlo rápido y eso conlleva hacerlo mal y repetirlo muchas veces. Ya estoy hablando como un marianista, no soy ningún osado alpinista, soy más bien torpe y muy cobarde, pero en la vida he optado siempre por el peor atajo. En el colegio, en la universidad y finalmente en mi trabajo.


Me he aburrido de oír lo listo que era, lo espabilado, gracioso... sin embargo mis aptitudes según parece son muy poco prácticas en la vida real.
El problema soy yo. Mi debilidad, mi escasa, mi escasísima fuerza de voluntad y de carácter. Esto por sí solo no es grave, pero si lo mezclas con lo anterior, con las responsabilidades de una empresa y con los problemas de ésta, de los trabajadores - a los que por cierto he dejado tirados y no lo merecían- se convirtió en una bomba esperando a estallar.
Sin embargo, nada de eso sería definitivo sin lo que para mí es el verdadero problema.
No ha sido mi ludopatía, ni mi desdén en el trabajo de los últimos tiempos.
Llevo días dando vueltas sobre el asunto, y no tengo una explicación para mi forma de ser. No tiene sentido que una persona como yo, con una madre de la que estoy tan orgulloso, aunque no se lo haya dicho nunca... Sé que la he querido y la quiero pero a la hora de la verdad cuado he tenido un problema nunca he contado con ella.
Con todos vosotros me ha pasado lo mismo. Me daba vergüenza hablar de mis problemas o mis errores con vosotros. ¿Por qué? Vosotros habéis compartido conmigo vuestras inquietudes, vuestros problemas, los que fueran. Y yo al lado callaba los míos.
Todo este rollo que os he relatado intenta explicaros cómo me encuentro. El dinero no me preocupa, ni siquiera mi adicción al juego. Me cuesta enfrentarme a vosotros y a la vida real. Ponerme cara a cara y esperar vuestra comprensión. No puedo pediros confianza cuando yo no confío en nadie.
He recibido vuestros mensajes, que me han hecho sentirme acompañado, sé que me esperáis, que queréis verme, pero ya nada sería igual. Yo me bajo en esta parada, rendido y avergonzado. No por mis defectos que son más que suficientes para sentirse así, no, pero no me siento capaz de afrontar la vida. Soy un cobarde y lo peor es que estoy convencido de que me volvería a pasar lo mismo y volvería a actuar igual. Sólo me queda daros las gracias a todos por haberos cruzado en mi vida, hacerla más divertida e interesante y haber sido mis amigos, aunque yo creo que de verdad no he sabido serlo nunca. A Pachi, Abadía, Tom, Koldo, Blanca, Roberto y Triana, Iñigo, Santi, José Lucas, Nando, Alex y el gol dedicado de su hijo, a Chencho, Analuci y José Manu, a Txema, a Elena, Juan Esteban, Francho, Daniel, al amigo Urría y a alguien que tiene este nº de teléfono 638xxxxxx. A Joaquín y a todos los que se han acordado de mí.
Sí que os quiero pedir un favor a todos. Y es que vuestra ayuda se vuelque en mi mujer, sé que no hacía falta decirlo.
Espero que algún día me podáis perdonar y muchas muchas
GRACIAS

 


Amor mío:
Se que en estos momentos te vas a encontrar mal. Siento haberte hecho pasar por este calvario de estos últimos quince días y siento el desenlace. Siento muchas otras cosas que nos han pasado y sobre todo siento lo que no nos ha pasado. Todas esas cosas que finalmente no hemos hecho y que ya no haremos.
Ante todo decirte que has sido lo mejor que me ha pasado en la vida. Realmente no sé cómo te pudiste fijar en mí. A la hora de la verdad has estado apoyándome como nunca creí que me apoyaría nadie.
Tengo muchas cosas que decirte y no sé por donde empezar. Creo que te he mentido siempre. Por tonterías, para evitar un reproche, pero también por cosas de gran importancia que ya conoces.
No puedo pedirte ni que me perdones. En el otro documento intento no justificar sino explicar cómo soy y cuáles son mis problemas de conducta.
Definitivamente yo no sé querer a nadie. Puedo apreciar, puedo mostrar interés por alguien pero creo que no soy amigo de nadie más que de mí. Y lo peor es que soy mi peor enemigo.
He llegado a un punto en el que sé lo que está bien y lo que está mal, hago lo que está mal y no tengo ni remordimientos. Me es prácticamente imposible sincerarme con la gente y contigo tampoco y no sé por qué. Y lo peor es que estoy convencido de que mañana me volvería a pasar lo mismo. Por eso he tomado esta decisión que ya sé que no vais a aprobar nadie pero que la tengo que tomar yo.
Quiero desde aquí pedir perdón a tus padres y a tus hermanos. Me hubiera gustado decirles cómo admiro a tu familia.
Cariño, te deseo lo mejor, y lo mejor es, aunque no lo creas, que yo no esté contigo.
Hasta siempre


Afortunadamente y como era de esperar no tuve valor de acabar con todo, llevo en AZAJER 23 meses y ahora estoy empezando a ser mejor persona.

Last modified on Martes, 18 Septiembre 2012 10:02