Atención telefónica:

Mañanas: Lunes - Viernes de 9:00 a 13:00
Tardes: Lunes - Jueves de 17:00 a 20:00

Lunes, 20 Diciembre 2010 22:27

Me gustaría que tu tengas la misma oportunidad! Featured

Written by

Me siento afortunado de tener aquella experiencia, y lección que me ofrecieron en Azajer.

 

Ya hace unos años de aquel día, en el que mis pasos me llevaban una y otra vez al: siguiente bar , siguiente maquina , siguiente juego…. bar,maquina, juego.

En aquel día pensé que mi vida era muy triste , era vacía , pesada , monótona y esclava de aquella fuerza que me llevaba a jugar una y otra vez. Muchos "Nunca mas" y muchos " esta es la ultima " . Mi mundo, que en aquel momento no entendía, me aplastaba en su esclavo circulo. Era este mundo que me destrozaba, junto al paralelo que existía para los demás.

Una fachada detrás de la que se escondían mis miedos, tristeza, soledad y sentido de no tener control de absolutamente nada .Si! El mundo ,en el que para los demás era buena persona , amigo de todos, un novio que quiere a su novio, un chaval inteligente y muy, muy útil y generoso… era una farsa. Un chico alegre con una enorme tristeza por dentro.

Aquel día me tomaba mi sexto o séptimo cafe sin desayuno, en sexto o séptimo bar de la zona central de Zaragoza. Un día de maratón- le llamaba…Me dolía estomago de tanta cafeína y todo por conseguir los cambios y una buena excusa para jugar. Llevaba en el bolsillo mis últimos 20 euros. Estos, que siempre solían desaparecer rápido en mis manos. Y así fue esta vez. Salí del bar llorando, otra vez he perdido! otra vez!- enfadado me lo decía a mi mismo….

Desde adentro una voz pedía a gritos: ayuda…La necesitaba mas que nunca. Necesitaba decirle a alguien que estaba muy mal y que no sabia lo que me pasaba. No podía ser alguien cercano, un familiar o algún amigo ya que el miedo a defraudarles superaba mi necesidad de hablar. Me daba vergüenza admitir como era mi vida. Me acorde , que en aquella zona de Zaragoza trabajaba una amiga de mi novio, así que sin detenerme mucho a pensar sobre lo que iba hacer, me dirigí hacia su lugar de trabajo. No era una elección al azar. Ella trabajaba como psicóloga en una institución de gobierno de Aragon.

Delante de la puerta de su despacho no tenia pensado lo que le iba a decir. De hecho creo que si me hubiese parado a pensar en aquel momento, me hubiese escapado. Me temblaban las manos .Era una de las pocas veces que estaba decidido a no ser tan orgulloso y admitir que era débil y agotado del ritmo que llevaba .Y por primera vez lo iba contar a alguien cara cara. Entre nervioso. En principio ella no se acordaba de mi nombre. Me presente y me respondió con dos besos y una sonrisa . Nos conocíamos muy poco , y por primera vez venia a visitarla solo… Ya en la entrada adivino que algo me pasaba. Ya no podía esconderme detrás de mi fachada. Su profunda mirada me transmitía confianza. No se me olvidara el enorme alivio que aumentaba según iba contando el motivo de mi visita. Mi vida. Mi soledad, mis miedos…

Desde aquel momento empezó mi camino… fue ella la que llamo a Azajer para pedirme cita. Dijo textualmente: Ellos te van desmontar y volver a montar la vida. Que bien sonaba eso…Realmente no fue así. En realidad el trabajo tenia que hacerlo yo, y mis terapeutas y compañeros se limitaban hacer el valioso papel de mis asesores, guardianes y protectores. Allí estaban, para apoyarme y vigilar que todo iba en buena dirección. Para lo bueno y para lo malo. Personas que en un principio me daban miedo con su decisión y rigidez. Imposibles de manipular.

Luego me daba cuenta que eran la mejor compania de este viaje. Un camino duro, lleno de días en los que uno piensa abandonar. Allí estaba yo! Desmontando mi vida y montando la de nuevo. Terapias de 2 horas al día , 3 veces a la semana , 365 días al año durante dos años… Un gran esfuerzo y dedicación por parte de ellos.

Entendí que era un enfermo y que en mi pasado habían todas las respuestas. Ellos me ayudaron a buscarlas, a entenderlas, y a tener la libre elección en volver hacer mi vida. Ahora son mis amigos. Después de tanto tiempo hay cosas que hacer, todavía hay cosas que cambiar y hay caminos para recorrer.

Estoy seguro que hay este camino gracias a aquella decisión , aquella amiga, y aquel día a día en Azajer junto con mis terapeutas y compañeros. Hay herramientas para poder vencer problemas y construir un futuro feliz. Hay días en los que te miras en el espejo y vez tu sonrisa.

Por fin! Me siento afortunado de tener aquella experiencia, y lección que me ofrecieron en Azajer. Me gustaría que tu tengas la misma oportunidad!

Last modified on Lunes, 30 Abril 2012 09:21